lunes, mayo 30, 2005

La vida pública de Buenos Aires en estado de shock.

La sensación de normalización y achatamiento veloz de la escena urbana (desde ¿el último año, dos años?) nos sugiere una serie de preguntas para empezar a poner en palabras el estado de las cosas.
En primer lugar, qué significado tiene la expresión tan repetida “espacio público”. ¿Es un lugar, una idea, un ideal? Y específicamente, cuál es el espacio público hoy en Buenos Aires; lo que no es la casa, el Estado, internet, las instituciones, el lugar de acción de la sociedad civil …?
La crisis del 2001 significó una toma del espacio público por la gente y por nuevas organizaciones como las asambleas, el proyecto venus, los clubes de trueque, el arte callejero. ¿Cómo es la situación ahora, cómo cambió y cuáles son las nuevas expresiones de la vida urbana?
Las instituciones sobrevivieron inmutables al violento bamboleo que no perdonó a políticos, ahorros ni fachadas; ¿son la continuidad que garantiza la integridad civil? ¿Qué roles ocupan en el espacio público las instituciones públicas y privadas?
Y por último nos interesa saber cómo estos cambios recientes se pueden ver reflejados en fenómenos de uso de la ciudad.

1-¿Cómo definiría hoy el concepto de espacio público?
2-¿Qué cambios se perciben en el espacio público después de la crisis del año 2001?
3-¿Cuál es el rol de las instituciones en el espacio público hoy?
4-¿Qué fenómeno urbano emergente de estos últimos cinco años le parece relevante?

viernes, mayo 13, 2005

Administrando las ciudades mundiales

Asi, podria ser el titulo de este website, que es la version de las naciones unidas de una especie de diario que va siguiendo las tendencias del fenomeno de urbanizacion mundial. Es todo bastante oficial, pero se puede echar un vistazo y ver la agenda que se imaginan los especialistas de la politica y el urbanismo.

http://www.citymayors.com/index.html

jueves, mayo 05, 2005

URBondage

Ya comenzó esta redacción grupal....

Arquitectos habrían quedado fuera del debate público!

Primeros eslabones de la cadena: malba, cybers, fetichización de la ciudad, cromagnon, real estate…
Malba. Un museo convertido en el lugar más interesante de la vida pública de Buenos Aires. Muy lejos quedó la polémica que generó su construcción basada en su ilegalidad urbanística. De hecho para que se construyera el museo la Legislatura aprobó una excepción al Código de Planeamiento que permitía construir más metros cuadrados que los autorizados por la Ley. En este caso la Legislatura prefirió apoyar el proyecto de un museo privado que beneficiaría a la ciudad cediendo tierras públicas.
Por su parte, el museo le devuelve a la ciudad esa parte de espacio público en forma de parque privado, seguro , higiénico y “hedonista”. Pareciera apropósito la plaza pública lindera:. un espacio despreciado, e inhóspito, que es además la tumba de una escultura de Burle Marx, ícono de una concepción totalmente distinta del espacio público. Una pena porque Constantini hubiera sabido muy bien como sacarle provecho a esa obra.
Cuando se inauguró el Malba se podía pensar en un bleuf, los recursos volcados en el edificio y la colección no fueron suficientes para atraer la atención. Enseguida se entendió que era un paseo para señoras, que ofrecía buen arte y mejor confitería. Pero en algún momento la percepción general cambió, lo que pasaba adentro del museo dejó de parecer pacato: se volvió sexy. La gran sorpresa es que se convirtió en un fenómeno público, condensando la vida social de una parte de la ciudad. Sin embargo repite los tics de un “espacio público implosionado”: retroalimentación, seguridad, moderación y diseño.
La pareja del Malba es la ciudad pueblo Nordelta, el otro emprendimiento de Constantini, que es una apuesta al suburbio y a la disolución de las tensiones y los contrastes de la ciudad. Es posible también pensar como pareja inmobiliaria del Malba el otro emprendimiento del empresario, la Torre Grand Bourg, vecina del museo, este nuevo barrio privado en vertical pareciera seguir coherentemente la línea de la nueva urbanística que desarrolla Constantini para la ciudad.

- “El sadomasoquismo, como opción sexual, y tal y como lo entendemos nosotros, nada tiene que ver con esto. Es un ritual erótico que implica poner en práctica fantasías en las que alguien juega el papel de dominante y otro u otros/as el de dominado. La dinámica base del sadomasoquismo es el intercambio acordado de poder en términos eróticos y con pleno consentimiento y cooperación de los participantes.
Para Pat Califia la dinámica fundamental del sadomasoquismo es la dinámica del poder no del dolor. Se puede jugar con la dominación y el sadomasoquismo sin que haya que incluir necesariamente dolor físico. El placer de una dominante depende de la dominada y viceversa. Los papeles son intercambiables. Explica como el poder en una relación sadomasoquista no tiene nada que ver con el privilegio social sino que es el poder momentáneo que la otra parte te otorga.” Eduardo Nabal

- “No creo en absoluto que esa multiplicación de prácticas sexuales guarde ninguna relación con la actualización o la revelación de tendencias sadomasoquistas
escondidas en el profundo de nuestro inconsciente. El sadomasoquismo es mucho más; es la creación efectiva de nuevas e imprevistas posibilidades de placer. La creencia de que el sadomasoquismo guarda relación con una violencia latente, que su práctica es un medio para liberar esa violencia, de dar rienda suelta a la agresividad es un punto menos que estúpida. Es bien sabido que no hay ninguna agresividad en las prácticas de los amantes sadomasoquistas ; inventan nuevas posibilidades de placer haciendo uso de ciertas partes inusitadas del cuerpo, erotizándolo. Se trata de una suerte de creación, de proyecto creativo, una de cuyas notas destacadas es lo que me permito denominar desexualización del placer. La creencia de que el placer físico procede simplemente del placer sexual y de que el placer sexual es la base de cualquier posible placer es de todo punto falsa. Las prácticas sadomasoquistas lo que prueban es que podemos procurarnos placer a partir de objetos extraños, haciendo uso de partes inusitadas de nuestro cuerpo, en circunstancias nada habituales, etc.” Foucault

Una de los grandes descubrimientos del bondage, del sadomasoquismo como práctica, ha sido la posibilidad de acordar y de actuar fantasías de dominación y sumisión a través de un juego erótico, un especie de autoanálisis de las posiciones mutuas de poder en condiciones de igualdad. Es un juego paradojal, moderno; pues solo a partir de un radical reconocimiento mutuo pueden ser establecidas las reglas de una escenificación de la ausencia de igualdad, en la medida en que es representación tiene que ser estructural la igualdad de los participantes.
Claro es una práctica muy potente para mantenerla encerrada en los confines de lo privado: y ciertamente es una práctica política. Pero como pasamos de una esfera privada a una publica? Eso nos lleva a la pornografía y otras formas de difusión cultural.
El problema de nuestro articulo colectivo es como articular los descubrimientos del bondage con nuestros actuales problemas de urbanidad… por ahora podríamos decir que la actitud ciudadana en las calles de buenos aires presenta una espacie de bondage al revés (donde no hay posibilidad de acuerdo, pues hay una desigualdad de base; pero el artificio estaría en la representación de una igualdad abstracta del espacio entre los participantes… la fuente de placer esta el el fingimiento, no del dolor o del castigo, sino de la apatía de las relaciones, el placer esta en representar indiferencia, in-diferencias, en representar o actuar un espacio de igualdad inexistente entre los participantes (a la inversa del bondage, donde ser actua las diferencias): aquí las reglas de la actuación son atrás, todo lo contrario de las exageraciones….

o...

Estamos asistiendo a la implosión del espacio público de nuestra ciudad, con el más profundo de los placeres. Vivimos y disfrutamos el nuevo estado de descomposición del escenario público; una descomposición y desintegración activa a cuentas de un circuito normativo y dinámico, y a la vez didáctico.

Necrofilia + urbanicidio + URBondage = necrópolis-filia.

El sexo con los muertos no implica necesariamente el homicidio; precisamente, es la búsqueda del cuerpo todavía tibio en la escena del crimen lo que calienta los motores.
Las perversiones urbanas se manifiestan a lo largo de una intrincada repartición y aceptación de roles, pero el placer es autónomo y singular. La ciudad se reproduce así misma, y por supuesto copula consigo misma. En la expresión urbana es donde únicamente se presenta el caso de auto-necrofilia. El placer de auto-fagositamiento, latente en las lógicas urbanas modernas.

La metáfora genética.
El esquema del amo y el esclavo en el escenario familiar (...discución):

No sabría decir si el fenómeno deriva de la tradición española colonial, o si se fue conformando a la luz de la convicción de que la política es algo tan viril y perfectamente masculino que es mejor quedarse en casa…no lo se. Se trata de la machacante metáfora pública de la paternidad y la filiación.
Puedo aceptar, aunque no me guste, que desde los tiempos inciertos de la guerra contra el indio y la inmigración interminable se fuera tramando este habito de caudillos y padres, es también sabido que su éxtasis fue perpetrado por el gobierno militar del señor Videla. Yo era chico pero puedo atestiguar que mucha gente y de maneras muy diversas estaba de acuerdo: había padres y había hijos. La política es el arte de continuar los hábitos del patronazgo domestico afuera de la casa. Puedo aceptarlo como algo que tiene que cambiar; pero, no fue la crisis del 2001 una buena oportunidad para abandonar estas metáforas infantiles y supersticiosas? Y no hay que ser lingüista para ver que sobre estas figuras se va construyendo el proceso político, y que bajo el amparo de estas tutelas del sentido se va definiendo una actitud urbana.
¿Como se hablan a si mismos los actores que intentan monopolizar el sentido de lo sucedido en Cromagnon? Las victimas no fueron hombres, mujeres o niños, mucho menos ciudadanos: ellos eran Hijos. Diversos tipos de discurso politico-moralistas tratan de conquistar desde las figuras soberanas de la paternidad, no solo el animo publico, sino también cierta noción "racional" de justicia (con sus culpables, sus victimas y sus derechos), es decir de presentar metaforas como si fueran razonamientos, pero mas precisamente como si las metaforas fueran argumentos privilegiados; "seria razonable que los padres determinen el sentido de lo ocurrido". Esto se refleja, por ejemplo, en el espacio de los padres de la victimas en los medios e incluso en las mismas instituciones; se espera de ellos de alguna manera algún tipo de autoridad moral y política, no simplemente escucharlos o acompañarlos. Es decir que para tener una relación con lo sucedido hay que tener un vínculo genético; pero no olvidemos que es la misma óptica implícita que tienen los nombres de agrupaciones que luchan por los derechos humanos como h.i.j.o.s. o madres de plaza de mayo. No son metáforas menores en la argentina.
la segunda gran metafora: "la tragedia" (.....discución)
Estas metáforas sociales no vienen solas. Son como constelaciones de ideas y referencias, y su apariencia es la de un “razonamiento natural”; en el caso de las metáforas genéticas el efecto es doble, seria razonable que el vínculo genético fuera portador de autoridad. Una de las cadenas que se han conformado podría ser mas o menos la siguiente: Padres, hijos, casa, autoridad, seguridad. Quedando al mismo tiempo formada la cadena contraria, por ej.; extraños, delincuentes, calle, descontrol e inseguridad. Sin pretender desarrollar aquí algún tipo de análisis inteligente y extenso sobre el tema, me pregunto por qué hay un acuerdo casi instantáneo para aceptar esta jerga y su lógica. Por qué es preferible callar que preguntar o proponer alternativas. Si en parte del uso del lenguaje es politica, uno de los desafios es el de inventar metáforas, argumentarlas, analizarlas, etc. en principio y como tarea diaria parece preferible (y me animo a decir que mas efectivo a la larga) que hacer una revolución violenta. Esta es una parte del asunto, una parte de la que me parece podríamos hablar.
El discurso de Blumberg (“en nombre del hijo”) es una de las lógicas retóricas que la ciudad esta aceptando; no solo apela a la autoridad familiar (hemos visto los deslices raciales de este discurso) y su conexión apologética con lo domestico; sino que lo ingenioso de su reverso es que la manera de ocupar la calle: gran cantidad de gente “sale”a partir de la indignación, el miedo y la sospecha sobre esa misma calles. No son ciudadanos, son familiares.
Las calles se volvieron peligrosas, y el espacio público puede ser el lugar donde expresar el miedo a los extraños y la autoridad de los padres sobre los hijos, y más en general la autoridad de los lazos de sangre sobre los lazos de urbanidad y los políticos. La calle es el páramo frente a la casa. y las instituciones tanto las publicas como las privadas ¿Qué figura juegan en este escenario?, ¿son como grandes casas? ¿son reductos de actividad privada cuyo ámbito publico son los medios de comunicación?
El futuro del discurso común, del habla pasajera, pero también de algunos hábitos de ciudadanía, sobre el espacio público dependen de este tipo de preguntas. Del tipo de imaginación que podamos desarrollar para hablar sobre aquello común entre nosotros que exceda unos supuestos lazos genéticos que inspiran una supremacía moral sobre cualquier tipo de conversación.
Como hablar sobre el espacio publico?

Bondage como juego estrategico.

“El sadomasoquismo, como bien dice, es la erotización del poder, la erotización de las relaciones estratégicas. Lo más chocante del sadomasoquismo son sus abismales diferencias con el poder social. El poder se caracteriza porque constituye una relación estrategica que reside en las instituciones. La movilidad, dentro de las relaciones de poder, es sumamente reducida; ciertos bastiones son de todo punto inexpugnables porque se han institucionalizado, porque tienen un influjo perceptible en los tribunales, en la legislación. Las relaciones estratégicas interindividuales se caracterizan por su extrema rigidez.
El sadomasoquismo es, a este propósito, sumamente interesante ya que pese a tratarse de una relación estratégica se caracteriza por su flexibilidad. Hay claro está, dos papeles pero nadie ignora que esos papeles pueden intercambiarse. En ocasiones, al comienzo del juego uno es el amo y otro es el esclavo y al final el que era esclavo pasa a ser el amo. O incluso cuando los papeles son permanentes, los actores saben perfectamente que se trata de un juego, ya se cumplan las normas, ya exista un acuerdo, tácito o expreso, por el que se establecen ciertos límites. Este juego de estrategias reviste un enorme interés como fuente de placer físico. Pero no me atrevería a decir que se trata de una repetición, en la esfera de la relación erótica, de la estructura de poder. Es una representación de las estructuras de poder a través de un juego de estrategias capaz de proporcionar un placer sexual o físico”. Michel Foucault (Entrevista). Sexo, poder y gobierno de la identidad. http://www.hartza.com/fuckault.htm

En esta observación de Foucault estamos bastante cerca de algún modelo para analizar las relaciones de urbanidad, y, como en el caso de nuestra ciudad, especialmente cuando estas se presentan como “informales”, "naturales", casi “privadas”. El s/m de Foucault hace artificial una juego que se presenta como dado o esencial .
El modelo es el de un juego de representación/actuación o simulación de escenario, donde se pueden por un lado intercambiar los papeles (amo / esclavo y para nosotros representantes / representados, expertos / no expertos, padres / hijos) y por el otro lado una representación de las relaciones estratégicas de poder. Es interesante como el proceso de la re-presentación, a comparacion de las desventajas de la representacion como delegación, se vuelve bastante critico en este esquema teatral digamos (¡) Este tipo de representación puede poner en escena o hacer didacticas relaciones de autoridad que aparecen como “naturales” e inamovibles, en principio describiendo los elemento en juego y sus relaciones; explicitando el tipo de jugadas para cada participante segun que posición ocupe.
Una primera posibilidad podía ser que el Bondage actúe como una contrametáfora de la metáfora genética, puesto que en la figura genetica es en donde la relación estratégica entre las partes no puede ser “jugada”, no puede ser re-presentada. El re da lugar a un desplazamiento tipo “yo me pongo en lugar tuyo” o “yo me pongo en lugar de otro” y en el caso del bondage conteniendo todos los elementos de las actuales relaciones urbanas o íntersubjetivas estratégicas pero estableciendo puentes de dos direcciones entre estos elementos.
Pero en buenos aires la relación estratégica de las instituciones, de los administradores, cuenta con un mecanismo suplementario que actúa como reaseguro y/o inhibidor de la posibilidad de que estas relaciones y sus metáforas expongan las posciones dominante de los actores estrategicos (y tendríamos que ver si hay diferencia entre metáforas y estrategias). Un mecanismo de neutralización de la simetría que esta implicita en la idea de ciudadanía. Simetría que , como en el bondage, es indispensable para re-presentar; puede aparecer como acuerdo entre partes que establecen un campo de igualdad por lo menos temporal.
Este mecanismo de neutralizacion de la ciudadania puede aparecer tanto como actitud de indiferencia estratégica - una de cuya figuras es el aburrimiento o la apatía - como a través de la metáfora de la tragedia - que establece un horizonte de imposibilidad de cambiar las condiciones de juego actuales y de repensar el pasado de cualquier proceso; en ambos casos la posición estratégica queda a cubierto. Casi se podría decir que queda a cubierto principalmente de desviaciones (hacia delante/hacia atrás) imaginativas, ...

El uso y el abuso
Se puede hacer una ecuación entre diseño y uso, control y sociabilidad. El diseño avanza sobre las incoherencias del uso y las ordena, las emprolija. Restringe formas de uso más salvajes e imaginativas, el diseño ejerce un control. El opuesto en esta ecuación es el uso improvisado, que no sigue las reglas que implícitas de un lugar o un objeto.
La variante urbana de esta ecuación sería la relación control/sociabilidad. La seguridad (¿?) del control es la enemiga de una forma de sociabilidad. El control sobre el uso de los lugares públicos y privados está achicando el intercambio social en Buenos Aires. Los lugares se usan de una manera más fragmentada y sin variaciones: no se toma cerveza en la calle, la prostitución lejos de zonas residenciales, las plazas son de uso diurno… El ciudadano cada vez asume menos riesgos y sus intercambios urbanos son más pobres. El riesgo cero por una mejor calidad de vida.

This page is powered by Blogger. Isn't yours?